13.7.11

Campanyes improbables VI: "LA CONTRA"


"Hable con su pene y conectará con la conciencia universal"


Hans Birken, 42 años, licenciado en psicología, fundador de la Terapia Onanista Unificadora (TOU). "Estoy casado y tengo dos hijos preciosos. El mayor ya empieza a masturbarse, cosa que me llena de orgullo. No creo en los mesías políticos ni religiosos. Creo que existe una voz universal, hay que fomentar el silencio para oírla."

Hans Birken es un tipo que desprende optimismo. Me recibe, vestido con ropas anchas, sentado con las piernas en la postura del loto ("hay que darle espacio vital", dice). Afirma que Onán, el personaje bíblico, era un incomprendido.

De joven me dedicaba a tiempo completo al sexo y al tenis profesional. Era muy competitivo, sólo me interesaba acumular triunfos en la cama y en la cancha. Por eso mis relaciones siempre eran muy superficiales. A los 26 años, al acabar un entreno una de las máquinas lanzapelotas se volvió loca justo cuando pasaba por delante, y me lanzó una ráfaga de pelotas a toda velocidad contra mi entrepierna...

¡Uf! Cuesta imaginarse el dolor...

Los médicos aseguraron que había quedado totalmente impotente, que nunca volvería a tener una erección.

Le dieron por castrado, vaya...

Estaba hundido. Un día, medio delirando y a modo de despedida, me puse a hablar con mi pene. Y entonces sucedió algo asombroso...

No me diga: ¿le contestó?

Sí, por así decirlo: noté un leve movimiento. Desde entonces, cada día conectaba con él, entablábamos un diálogo. Entendí sus quejas y las asumí, yo le hablé de las mías y nos sinceramos...

¿Se reconciliaron?

Sí, y al cabo de un tiempo tuve la primera erección.

Milagros de la comunicación.

Descubrí que el pene no es egoísta, según dice el prejuicio freudiano, sino que tiene una necesidad imperiosa de dar y compartir energía y amor.

Y fue así como desarrolló la Terapia Onanista Unificadora.

Sí, la masturbación, lejos de ser una actividad solitaria y antisocial, se me apareció como una manera de entrar en comunión con el mundo y con nuestro centro. ¡La eyaculación es un regalo al cosmos!

Quién lo diría, que fuera un acto tan generoso...

Cuando nos masturbamos, perdemos conciencia de nosotros mismos, de nuestro ego, somos más presentes y reales. En español ustedes hablan de "matarse a pajas". Me parece una bonita imagen, la muerte del ego en favor de nuestra disolución en un todo con el universo... Hable con su pene y conectará con la conciencia universal.

Lo haré. ¿Qué buscan las personas que acuden a usted?

Inicialmente vienen por problemas concretos, disfución eréctil y demás. Estan hartos de tomar pastillas y de que los médicos les suelten discursos paternalistas. Luego descubren el lado trascendental. Hoy, la Terapia Onanista Unificadora ayuda a muchas personas en todo el mundo a localizar su centro, a hablar con él y encontrar en él energía y respuestas.

¿Tiene mujeres entre sus pacientes?

Por supuesto, aunque en menor número, porque la mujer es más consciente de su centro. (¿Qué poder más grande hay que el de engendrar una nueva vida desde ese centro?). Tengo pacientes a las que les cuesta conectar con ese sentimiento materno universal. Yo les ayudo...

¿..? ¿Cómo, exactamente?

Ja, ja, no me malinterprete. En la Terapia Onanista Unificadora fomentamos la relación solitaria, no el intercambio sexual en pareja. Es generoso y sin finalidad, por lo que el diálogo con la conciencia universal se vuelve más íntimo.

...

3 comentaris:

Jordi ha dit...

Oh my god...

brieva on the air!

que bó

Tadeusz Monk ha dit...

Desprès d'això, ja no puc prendre'm La Contra seriosament. Mai ho hauria d'haver fet, potser? Molt bó.

jpiny ha dit...

Boníssim. Alerta, ah, que el Fel mossega, oi pepito? Com dirien a les Castelles: no deja títere con cabeza...laghlaghlaghlagh